Travesía en kayak por la Patagonia - Testimonio de Gabriel Guillar


Todo comenzó allá por el mes de Febrero del 2014, cuando con Pedro Daverio, nos dijimos “¿Y si vamos a remar al Río Negro ?”.

Me puse a interiorizarme de las características del río, miré algunos videos sobre algunas remadas que se hicieron en el mismo, me puse a preguntar a otros amigos kayakistas de otras provincias, para tener información en primera persona de experiencia vividas, y poder en función de eso, poder preparar el proyecto.

Eso me llevó un par de meses, hasta que decidimos llevar adelante un ambicioso proyecto… remar todo el Río Negro desde Neuquén hasta Viedma, y además hacer un tramo mas desde una localidad Senillosa, sobre el Río Limay para no tener inconvenientes con la importante represa del Chocón. El recorrido será de casi 900 km.

El objetivo ya estaba fijado, ahora nos quedaba lo más duro, que era entrenar, prepararse física y mentalmente, organizar, planificar, pensar hipótesis de riesgos para tomar acciones preventivas, automotivarse en todo momento para dejar lo mejor de uno mismo en cada una de las cosas que haríamos para llevar adelante esta idea.

Darle el marco y sentido a esta Travesía fue fundamental. Por ese motivo la llamamos REMANDO CON EL CORAZÓN, ya que consideramos que podía ser un gran aporte a la sociedad el hecho de difundir la Travesía, y que este logro motivara a más personas a hacer deportes al aire libre en contacto con la naturaleza, y sin dudas que el Kayakismo de Travesía es una gran opción, sobre todo teniendo en cuenta que en San Luis tenemos lugares ideales para tal fin.

Este proyecto es un humilde aporte para que se animen nuestros seguidos a conquistar metas, a seguir soñando y a nunca bajar los brazos. Estamos convencidos que con el hombre en contacto con la naturaleza, acompañado de entrenamiento físico sirve para tener una mejor calidad de vida (este es el pensamiento de todos lo que integramos el CLUB INTI ANTI SAN LUIS).

Presentamos el Proyecto de la “Travesía en kayak 900 km en la Patagonia”, y rápidamente tuvo una importante repercusión tanto en San Luis, como en la Provincia de Río Negro, distintos medios se hicieron eco de esta idea

Se declaró de interés legislativo en la Honorable Cámara de Diputados de la Provincia de San Luis, como también de interés Municipal en el Consejo Deliberante de la Ciudad de San Luis.

El Ministerio de Deporte de la Provincia de San Luis, ha colaborado para solventar algunos gastos de este importante desafío sin antecedentes en la Provincia de San Luis.

Meses y meses de duro entrenamiento remando varios días a la semana algunos lagos de San Luis, horas corriendo y subiendo cerros para mejorar el aspecto aeróbico. Todo, para ponerse a punto y a la altura de las circunstancias, teniendo en cuenta que el proyecto requiere un gran esfuerzo.

Reuniones previas con Pedro, con Karina, Agustina y con mi papá para coordinar el viaje hasta General Conesa que sería el punto de encuentro el Jueves 20/11/14. Ellos ese día viajarían desde San Luis, yo debía llegar a Conesa a la tarde de ese día para arrancar al día siguiente el tramo final junto con Pedro Daverio.

Charlas con Karina Alvarez de cómo haríamos al difusión… calcos para plotear los kayak, llevar un remo de repuesto, colocar ojales metálicos a las tapas de gomas de los tambuchos para luego atarlos y evitar que se pierdan durante la remada, botiquín lo más completo posible, notas periodística con Daniel Ferrer de Viedma, y muchas cosas más que vienen a mi memoria.

Cargamos con Italo Chavero (amigo del alma integrante de la Comisión del Club Inti Anti), en el GPS el recorrido programado durante meses mirando el Google Earth. Y sería el que nos indicaría distancia, velocidad, lugar de acampe, ruta a seguir, etc.

 

Testimonio diario

 

El jueves 13 de Noviembre:

Llegada a Neuquén.

Llegué a Neuquén donde me recibió la súper solidaria amiga kayakista Laura Jimenez, una increíble persona que por medio del Cabezón Farías, nos contactamos, y me ayudo mucho en todo sentido. Estoy tremendamente agradecido a ella.

En Neuquén

Ese primer día me invitó a almorzar a General Roca, el dúo de kayakistas más famoso de ese lugar, Norma “Chapita” Guajardo y “Cacha” Salazar, dos personajes únicos, con un corazón tremendo que me invitaron y me dieron muchísimas recomendaciones para superar los obstáculos de esos río (Limay y Negro). A la tarde de ese día estuve en la Escuela de Canotaje que ellos tienen hace muchos años y donde le enseñan a remar a una multitud de niños de no más de 14 años.

 

A la noche, cena de despedida con Laura, Ricardo (amigo montañés de Neuquén), Leonardo y Luis (dos destacados amantes del canotaje).

Viernes 14 de Noviembre del 2014:

Senillosa (Neuquén) – General Roca (Río Negro).

¡¡¡EL GRAN DÍA LLEGÓ..!!!

¡Qué momento!! Meses esperando ese primer contacto con el Río Limay.

Terminamos una ronda de mates, a orilla de río, Laura sacó unas fotos y nos despidió.

Partiendo desde Senillosa

A las 9.30 hs del día pactado arrancamos la Travesía en Kayak más importante realizada desde San Luis, junto con dos amigos de General Roca, que me acompañaron en un kayak doble (el legendario “Cacha”, y Claudio).

Partiendo desde Senillosa

Realmente me sorprendió los primeros minutos de remada, no esperaba tanta correntada, remansos, y árboles de gran magnitud sumergidos.

El “Cacha”, conocedor del río, por haber participado en muchas regatas del Río Negro, (importante competencia anual que va por la 50 edición, y compiten más de 120 personas), me empezó a dar recomendaciones, consejos y cuidados que debía tener para no ser sorprendido por el amenazante río. Me explicó como mirar el movimiento del agua y leer el movimiento del río para saber el lugar más conveniente por donde navegar, para ir mas rápido y seguro.

La jornada de ese viernes fue la más importante, porque tenía que superar la ansiedad, los nervios, y fundamentalmente ir tomando ritmo para lo que se venía. Yo sabía perfectamente que los dos primero días eran para disfrutarlos más relajado, ya que no los haría solo.

Partiendo desde Senillosa

Aproximadamente a las 18.30 hora llegamos a General Roca y recorrimos aproximadamente 90 km, donde nos esperaba Norma “Chapita”, y nos llevó a su casa, donde cenamos y luego a dormir para prepararnos para la remada del día siguiente.

 

Sábado 15 de Noviembre del 2014:

General Roca – Villa Regina.

A primera hora de la mañana fuimos a buscar un trailer, con los kayaks, a la casa de Cacha, y nos fuimos todos juntos al Río Negro, distante a unos 6 km de General Roca, bajamos los kayaks y a las 9 hs estábamos remando.

Desde Roca a Regina

Este día fui acompañado por “Cacha” en un K1, Juan en un C1 que es un bote donde el palista va arrodillado, Laura Jiménez que viajó desde Neuquén para hacer ese día juntos y obviamente sacar miles de fotos, Chapita y Rubén (un alumno de la escuela de canotaje de General Roca) que remaron en un kayak doble muy alegremente.

Los queridos amigos de Neuquén y Roca

Un momento de alegría y relax en el río

Espectacular acompañamiento con prestigiosos remeros, amigos solidarios, y personas con un tremendo corazón que me ayudaron, jamás olvidaré esos gestos de grandeza.

Una jornada de sol y muy calurosa, donde se caracterizó por la alegría, el humor, por sobre todas las cosas y la sensación de participar de esta importante Travesía.

A full la remada

Los amigos en un doble.

Luego de remar unos 70 km, a las 18 hs llegamos al Camping Municipal de Villa Regina, compartimos unos mates, y cada uno de ellos volvió a sus hogares.

Ricardo llegó para buscar a Laura y compartimos un rato más y nos despedimos afectuosamente.

En Villa Regina acampé y pasé mi primera noche solo, tratando de concentrarme y conciliar mi sueño, e imaginándome que los siguientes 5 días serían los más duros de toda la actividad en la Patagonia, hasta llegar a General Conesa, donde me encontraría con mi equipo puntano.

 

Domingo 16 y lunes 17 de Noviembre del 2014:

Villa Regina –Choele Choel.

Ya en solitario, me preparaba para remar dos durísimos días que me separaban de la localidad de Choele Choel, distante a 180 km de distancia.

El domingo luego de levantar campamento, me puse a remar a las 8 hs, con un pronóstico de mucho calor.

Remé hasta las 20.30 hs, recorriendo más de 110 km de distancia, sin tener contacto con ni una persona.

En el tramo Regina - Conesa

En una desolada isla, bajo millones de estrella estaba mi kayak amarillo, mi carpa, mi sueño y toda mi fuerza intacta para lograrlo.

Cené unos fideos, y dormí como si estuviera en un hotel 6 estrella de Dubai…jajaj… ¡Que cansancio por favor!!

Campamento a la orilla del río.

A las 5.30 hs amaneciendo, los pájaros me despertaron como con una bella serenata, como diciéndome “¡Dale Guillar! tu momento llegó”.

Calenté agua con mi calentador MSR, para un fuerte desayuno, y a las 7:00 hs estaba remando.

Antes de comenzar a remar miré atentamente el GPS para saber exactamente cuantos km me separaban de un importante salto de agua que debía superar ese día, (tenía imagenes, fotos, y detalles del mismo). Es una obra que se hizo para aumentar la altura del cause del río, y poder de esta manera poner una toma de agua, para abastecer a la localidad de Beltrán.

La cascada en el río.

Luego de remar unas 5 horas, y estando a 1 km de distancia se escuchaba el ruido del salto de agua, en semejante silencio sepulcral de la estepa patagónica. Me acerqué a la margen izquierda del río y até el bote a un árbol a unos 100 metros del salto de agua, para inspeccionar y poder ver la manera más conveniente de sortear ese obstáculo.

Luego de mirar y recorrer el escenario, no encontré otra opción que sacar todas las cosas que tenía en el kayak (carpa, comida, ropa, botiquín, 10 litros de agua, etc.), y subir uno escarpado desnivel de piedra con el bote en mi hombro, recorrer más de 150 metros y bajarlo luego del salto de agua por otro desnivel de piedras.

Una vez que logré transportar solo el kayak hice lo propio con todos los bultos que tenía. FUE UNA “CHANGUITA MUY DURA Y MÁS QUE ESTRESANTE, QUE ME DEMANDÓ MÁS DE DOS HORAS DE TRABAJO. Por suerte logré superarlo.

Aprovechando la parada, y para reponer energía, un merecido almuerzo a la par del salto de agua (ensalada jardinera, choclo, atún, salamín, queso, y ananá de postre).

Con 40 grados de temperatura seguí avanzando hasta llegar aproximadamente a las 19 hs a la localidad de Choele Choel.

Gaby feliz.

Atardecer en el río.

Al cruzar el puente fue una grandísima emoción, imposible no derramar unas lágrimas, en la costanera de esta localidad, muchos niños y familias disfrutando del río y superando una jornada muy calurosa.

Me bajo de “mi Titanic”, y lo llamo al intendente Sr. Daniel Belloso, que me dice “te estábamos esperando”, y muy cordialmente le da instrucción a gente de su gabinete municipal para que vengan a mi encuentro.

Muy atentamente vino uno de los funcionarios quien me saludo muy cordialemente y me ofreció toda su ayuda. Luego de un par de llamadas, solicitó un camión de la Municipalidad con dos empleados, para llevar mi pesado kayak a un depósito y llevarme a mi a un albergue municipal, para que pudiera reponerme de dos duros y calurosos días de remada.

Una vez duchado y afeitado, hice algunas compras necesarias para los siguientes 3 días en solitario, me fui a cenar y a descansar.

Sabía que lo que venía era la parte más dura de toda la Travesía.

 

Martes 18, miércoles 19 y jueves 20 de Noviembre del 2014:

De Choele Choel a General Conesa.

 

Al día siguiente (Martes 18), a las 8 hs el camión me pasó a buscar por el albergue municipal, fuimos a buscar el kayak, y a las 9 horas ya estaba alejándome de la hermosa costanera de Choele Choel, para emprender la etapa más difícil.

Debía superar más de 230 km, en 3 días, hasta llegar al General Conesa el Jueves 20 antes de las 18 hs, para poder abrazar a mi papá y encontrarme con mis amigos de San Luis, Karina Franzi, Agustina Tello y Pedro Daverio (quien me acompañaría hasta Viedma).

Realmente no es posible expresar en palabras la mezcla de sensaciones de esos 3 días de remada en solitario por la inmensidad de ese río y por los imponentes paisajes que tendré grabados en mi mente para toda mi vida.

Fueron 3 días en soledad absoluta, llevando en mi corazón a muchas personas que de solo recordarlos me daban energía y más fuerza.

Fue mucho más duro de lo que podía imaginar desde San Luis.

Me tocaron horas de viento muy intensos, que hacía muy lento el avance “del kayak de los sueños”. Medios días muy calurosos con temperatura cercana a los 40°C. Zonas donde el río era muy ancho y no tenía casi correntada, donde si o si debía remar para avanzar. Un silencio inexplicable. Millones de estrellas en esas noches despejadas totalmente. Un aire puro donde no hay indicio de contaminación alguna. Lugares donde se notaba que no había demasiados seres humanos.

Río tranquilo.

Sol pleno.

Todo se desarrolló como la naturaleza ordena: perfecto, sublime y armónicamente.

Durante el recorrido de esos 3 días pude tomar real dimensión de la abundancia de fauna de la Patagonia, no podía creer que podía ver peces saltando al pasar del bote (creo que eran carpas y truchas), confieso que más de una vez me asustaron por el ruido que hacían. Pájaros de todo tipo, colores y medidas (loros, patos, perdices, martinetas, garzas, jilgueros, etc.), avestruces, liebres gigantes, como también vacas, ovejas, chanchos jabalí, caballos, que se quedaban mirando mi pasar por el cause del río y me daba la sensación que pensaban “¿Qué hace este loco aquí? ¿Qué está haciendo este individuo? ¿De dónde salió este ?”. En su mayoría ni se movían.

Animales en las orillas del río.

Mi mayor motivación era llegar al Puente de General Conesa para abrazarme con mi papá que llegaría con mi equipo de apoyo terrestre desde San Luis.

Remaba 12 hs diarias, acampaba y al día siguiente a las 7 hs ya estaba nuevamente arriba del kayak avanzando en pos del objetivo.

Recorrí 100 km, luego 80 km al día siguiente y más de 50 km el tercer día para llegar.

En mi mente y en mi corazón solo tenía una opción, la de siempre, la única que conozco, la que uso para todo lo que hago:

“PONER SIEMPRE LO MEJOR DE MÍ. JAMÁS RENDIRME. NO GASTAR ENERGÍA EN NADA QUE TE ALEJE DEL OBJETIVO. ALEGREMENTE SIEMPRE, HASTA HACER REALIDAD EL SUEÑO.”

Confieso que automotivarse en tantos días de soledad absoluta no es una tarea simple. Pero estoy seguro que es ideal para crecer, aprender, y poder conocerse en situaciones extremas, que es donde uno aprende a entrar en el camino de lo desconocido.

El jueves 20 llegué a General Conesa a las 16:00 hs. El Secretario de Deporte de esa localidad, instruido por la intendente Alejandra Mas, que estaba en un acto, me esperaba en el puente para recibirme conjuntamente con alumnos de una escuela de canotaje.

Estoy inmensamente agradecido por ese gesto desinteresado.

A los pocos minutos llegó un periodista que quería cubrir este evento para un programa televisivo local.

Y el gran momento llegó minutos más tarde cuando a los bocinazos veo el auto de Karina Franzi, con Agustina Tello, Pedro Daverio y mi papá, Livio Guillar.

Explotó mi corazón de alegría, emoción, orgullo, agradecimiento, sensibilidad, amor.

Con mi padre, Livio.

El equipo había llegado.

Abrazo con Pedro, quien me acompañaría hasta el final de la travesía.

Mi equipo estaba conmigo.

Meses planeando ese encuentro, y llegó.

Los abrazos se fundieron interminablemente. Las lágrimas eran algo inevitable.

A la noche nos hospedamos en un hotel, cenamos pizzas, lomos y compartimos una merecida cerveza.

La alegría se apodero totalmente de mí.

 

“Hagamos de esto un paraíso
Y construyamos todo otra vez
Tengamos un ataque de risa
Y que se nos erice la piel
Todo puede suceder si estamos juntos”

 

¡¡VIEDMA NOS ESPERABA!!

 

Viernes 21 de Noviembre del 2014:

General Conesa – Guardia Mitre.

A las 8.30 hs estábamos remando con Pedro, desde el puente de Conesa, previas llamadas telefónicas con Omar Linares, destacado remero de K1, que vive en Viedma y compite en regatas internacionales, quien desde hacía unos meses nos estaba ayudando para llevar adelante este proyecto y nos acompañó el último tramo.

El objetivo de ese día era intentar llegar hasta Guardia Mitre, donde hay una balsa que cruza los autos y las personas, dado que no hay puente para cruzar el río.

Intiantianos.

Partiendo felices.

Habíamos acordado con el “team terrestre intiantiano” que haríamos todo lo posible para llegar a ese lugar antes de las 19 hs. Junto a la balsa que nos cruzaría e iríamos a pasar la noche a Guardia Mitre (lugar más que importante para Pedro, ya que allí vivió muchos años su abuela).

Remamos incansablemente hasta las 21 hs pero no logramos llegar a la balsa de Guardia Mitre. A los pocos minutos se hizo de noche y nos pondríamos en riesgos si seguíamos remando de noche, por tal motivo decidimos con Pedro, acampar, no seguir.

Afortunadamente en el lugar de acampe logramos comunicarnos por celular con nuestro equipo y decirles que al día siguiente a la mañana nos veíamos.

Al mirar el GPS, mientras comíamos unos fideos, nos dimos cuenta que habíamos remado 13 horas, recorriendo 120 km. Estábamos a solo 6 km del objetivo de juntarnos con nuestros seres queridos, pero por seguridad no seguimos.

 

Sábado 22 de Noviembre del 2014:

Guardia Mitre - San Javier.

Imponente lugar, una mañana espectacular, descansados y con más ganas que nunca de seguir ya que nuestro objetivo estaba a menos de 100 km.

A las 9:00 hs nos encontramos con el destacado Omar Linares, que nos estaba esperando en el medio del río, en su K1 de entrenamiento. Nos saludamos como si fuéramos amigos de toda la vida cuando en realidad nunca nos habíamos visto, solo nos unía la pasión por el kayakismo y la solidaridad para ayudar a concretar esta meta.

A los pocos minutos estábamos tomando mates con nuestro equipo terrestre, mas emociones y alegría de solo vernos.

Con Omar Linares.

Con mi padre y Pedro.

Antes de seguir río abajo quedamos de acuerdo que a las 20 hs “Livio & Cia.”, nos esperarían en un Camping en San Javier, propiedad de Miguel Ángel Cacho, amigo de Omar, con un asado para todos.

Nos deleitamos con las historias de Omar Linares, sus carreras, sus logros deportivos, participo 24 años en la Regata del Río Negro y fundamentalmente su estilo tan propio, que nos demostró la excelente persona que es.

A las 18 hs, veníamos charlando los 3, navegando muy tranquilos, y de un momento a otro salió remando desaforadamente Omar, al grito de “Chancho! Chancho! Chancho!”, para intentar atrapar a unos chanchos jabalí que cruzaban nadando por el río. Con Pedro casi nos morimos de risa, fue algo súper gracioso, los chanchos no se si escapaban por los gritos de Omar, o por las tremendas carcajadas nuestras, en el medió del río (fue muy gracioso, me estoy riendo mientras escribo!!). No pudo atrapar a ninguno, por más que agarró de la oreja a uno, se le escapó.

A la hora programada, con una puesta de sol alucinante llegamos a San Javier y nos comimos un asado espectacular hecho por mi papá, brindamos y nos acostamos muy felices, porque solo nos faltaban 23 km para llegar al puente de Viedma - Carmen de Patagones.

Remando con Pedro y Omar.

Estábamos a un paso de hacer realidad esta “utopía”.

Domingo 23 de Noviembre del 2014:

San Javier – Viedma. “Otro sueño hecho realidad”

¡Qué sensación tan intensa y extraña la de este día!

Estábamos a solo 3 horas de hacer realidad un sueño.

Estábamos a solo 180 minutos de cruzar ese puente que tantas noches no nos dejaba dormir.

Estaba en la antesala de encontrarme con ese lugar que convertiría un sueño en un grato e inolvidable recuerdo que me acompañará toda mi vida

Amanecimos, tomamos mates desde las 6:00 hs, y a las 8:00 hs salimos con Pedro y Omar, remando muy tranquilos, disfrutando, con el objetivo de llegar a las 12 hs al Puente, donde allí nos esperarían y documentarían con fotos este momento.

Remando con Pedro y Omar.

Karina, Agustina y mi viejo, salían de San Javier, para llegar a Viedma, e ir con Vanesa, la señora de Omar, a la Escuela de Canotaje de la Municipalidad de Viedma y preparar un asado de festejo.

Llegando a la meta con Pedro y Omar.

Gaby, Pedro, Agustina y Karina.

Festejo familiar.

Luego de 10 días de intensas remadas de más de 12 horas diarias, sin tomarme ni un día de descanso, con más de 180.000 paladas para recorrer los casi 900 km, el sueño se hizo realidad.

Solo puedo decir “GRACIAS A TODOS, GRACIAS A LA VIDA QUE ME HA DADO TANTO… “

Satisfechos, representando a San Luis.

Para mí fue un honor representar a la Provincia de San Luis, y con Inti Anti, demostrar una vez más que los límites solo son mentales.

VAMOS POR MÁS QUE LO MEJOR ESTÁ POR VENIR..!!!

 

Agradecimientos:

Quiero agradecer a todas las personas que me ayudaron a hacer real este sueño:

  • A mi familia (mi esposa, mi hija, mi papá, mi mamá, mi hermana, mi cuñado, mis sobrinos, mi suegra). Sin su apoyo nada sería posible.
  • A Pedro Daverio por acompañarme a remar desde General Conesa hasta Viedma, y por ayudarme en el armado del Proyecto.
  • A Karina Franzi, y Agustina Tello por acompañarme junto con Pedro y mi viejo, viajando de San Luis a Conesa y por el apoyo terrestre y por las fotos increíbles que sacaron.
  • A Laura Jiménez de Neuquén por recibirme, y por acompañarme en el tramo de General Roca a Villa Regina.
  • A “Cacha” Salazar y Norma “Chapita Guajardo de General Roca por hospedarme y acompañarme en los tramos de Senillosa a Villa Regina.
  • A Omar Linares por acompañarme desde Guardia Mitre hasta Viedma, por los consejos, por los agasajos, por todo lo que me enseñó.
  • Al periodista Daniel Ferrer, por las notas y por difundir esta Travesía por toda la Provincia de Río Negro.
  • A los intendentes de Choele Choel (Daniel Belloso), y la intendente de General Conesa (Alejandra Mas), juntamente con sus colaboradores.
  • Al Ministerio de Deporte de la Provincia de San Luis.
  • A la Honorable Cámara de Diputado de la Provincia de San Luis.
  • Al Consejo Deliberante de la Ciudad de San Luis.
  • A la Comisión del Club Inti Anti San Luis.
  • A Ítalo Chavero por su ayuda permanente.
  • A Karina Álvarez por el gran trabajo realizado en la difusión diaria, para que todos puedan estar el tanto de este Evento.
  • A los medios de difusión (TV, radio, Diarios, y noticias digitales).

Testimonio y Guión: GABRIEL GUILLAR

 

Todas las fotos

 
19989050_356651461424406_1731675737_n
Compartir en Facebook

logoFB